Saltear al contenido principal
DESDE LA AUTORIDAD DE PROTECCIÓN DE DATOS DE ESTONIA: La Traducción Automática Del Web Lleva Riesgos Para La Protección De Datos

DESDE LA AUTORIDAD DE PROTECCIÓN DE DATOS DE ESTONIA: la traducción automática del web lleva riesgos para la protección de datos

This post is also available in: Italiano English Français

El instrumento en línea de traducción es útil, pero no protege la privacidad de alguien.

Esto es un ejemplo del formulario de traducción Google Chrome más comúnmente utilizado que, cuando activado, traduce todas las paginas web visitadas desde un usuario, incluida, las visualizaciones que han efectuado el acceso. La traducción se comparte a Google, el cloud europeo desde una perspectiva europea, que es un país tercero en términos de tratamiento de datos.

El utilizo del servicio de conveniencia supone la existencia de una base jurídica para la transferencia de datos personales. Además, tienen que ser implementadas algunas garantías y los clientes tienen que ser informados de las transferencias.

En cada caso, es una buena idea controlar si Google Translate tiene que ser activado automáticamente para las aplicaciones que tratan informaciones personales. La traducción puede incluir algunas informaciones sensibles, como informaciones personales sobre alguien en los documentos, nombres, direcciones y informaciones de contacto.

Por ejemplo, si un browser web se utiliza desde muchas personas en una organización, sería muy difícil tener una idea de quien o cuantas personas han enviado informaciones personales en los Estados Unidos mediante el formulario de traducción.

Es más seguro controlar personalmente el funcionamiento del formulario de traducción y no utilizar la traducción automática, pero si se escribe partes del texto en el formulario de traducción, remover los datos personales sería mejor.

El titular del sitio/servicio puede deshabilitar personalmente la configuración de la traducción automática.

Google ha ya deshabilitado Google Translate.

FUENTE: AUTORITA’ PER LA PROTEZIONE DEI DATI DELL’ESTONIA

Volver arriba